Make your own free website on Tripod.com
www.comunacoihueco • Edición del día
  MENÚ
 
NUESTRA CUIDAD  
  Página Principal
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
Mitos y Leyendas del Antiguo Coihueco (Vol.5)

Introducción

¡¡Hello!!, prepárate para la Quinta  parte de los Mitos, ¡Disfrútalos!!

El Diablo Wiltranalwe o Malulo

Los relatos en donde interviene el "Príncipe de las Tinieblas" abundan en las mestiza memoria colectiva del campesino de Coihueco. Por muchas coincidencias con el Witranalwe araucano, concluimos que aquí se han de nuevo fundido los cristianos-hispánicos con lo autóctono-indígena. El demonio de la tradición europea pasó a adoptar la figura negra, Ecuestre y fantasmagórica del aliado que creaban los Kalku -brujos- mapuches. Porque el witranalwe de la Araucanía, genio invisible y aliado de las sombras, protector y custodio de los intereses de un potentado, perfectamente se asimila y homologa a los relatos del tipo " Pactos con el Diablo" y otros.

Tienen en común, su elevada estatura, el mismo tipo de sombrero alón, idéntica refulgente dentadura, el mismo brillo de espuelas "como de plata", el raudo cruzar de su cabalgadura bufante, y a veces "una espada a cuyo contacto sus víctimas se aletargan o adormecen. Igualmente comparten una atildada elegancia y una sardónica y lejana carcajada que se confunden con las chispas de sus ojos y de sus dientes. He aquí un relato típico protagonizado a fines del siglo pasado por un niño campesino procedente del cajón de Ñiblinito:
" Era verano y con mi padre viajábamos de noche con la cosecha rumbo al mercado de Chillán. Yo, bien "guaina" todavía, venia a cargo de la carreta con los sacos d trigo, mientras que mi padre venía a caballo acompañándome. Pero al pasar por el pueblo de Coihueco, a mi taita se le ocurrió entretenerse con unos amigos y me dijo: "Avanza sólo con la carreta que yo luego te alcanzo". Así lo hice. Cuando pasaba frente al bosque "de la Palma", a la salida de Coihueco, los bueyes se detienen a tomar agua en el canal del camino: En eso estaban cuando siento como un tropel de gente y caballos que vienen como almas que se las lleva el viento. Y allí veo pasar al mismísimo Malulo: Grande, todo vestido de negro, con los dientes brillando. Le vi unas espuelas inmensas y el caballo parecía un toro. Los pobres bueyes, aunque estaban muy cansados y llevaban de tiro un enorme peso, se asustaron tanto que echaron a correr despavoridos. Nunca en mi vida tuve más miedo porque me pareció que era a mi a quien quería llevar..." (Trascripción de un relato escuchado por el autor de labios de OBDULIA PENROZ VALENZUELA, hija del protagonista de la experiencia, PEDRO PASCUAL PENROZ, quien en muchas veces lo contara a viva voz.)
Las múltiples apariciones y "encuentros con el Malulo o Diablo" siguen más o menos el mismo esquema para describirlo. Así por ejemplo, los actuales campesinos de Relbuncó afirman que sale "en el puente de fierro de ese camino, cerca de las doce de la noche como un "Futre" con la manta negra, alto, con sombrero" Según la interpretación de Don José claudino Urrutia Lara (87 años), ·esos deben ser espíritus que penan". Digamos de paso que, para los antiguos mapuches, el termino "Witranalwe" significa literalmente, "alma tirada o succionada", "alma forastera".

Es también común en Coihueco y sus campos ver la presencia demoníaca encarnada en la figura de un perro negro, grande y fiero. El mismo informante de Relbuncó nos refirió que:

" Una vez yo necesitaba urgente plata y entonces le pedí trabajo a mi patrón. Me dijo:"corta estas tareas de trigo".Yo le pedí más trabajo todavía porque con eso no me alcanzaba. Empecé entonces muy temprano y seguí toda la noche sin parar con la "hechona" y las gavillas. Grande fue mi sorpresa cuando veo que me están ayudando desde el otro lado. En lo oscuro veo unas luces chicas que se corrían. Era "alguien", como un perro negro que estaba cortando el trigo con la boca y casi echaba fuego por los ojos. En la mañana me doy cuenta que me había cortado mas de una cuadra de trigo.(Relato José Claudino Urrutia, en Relbuncó al autor).
Resultan frecuentes, además, las historia de "pactos con el Diablo". A través de ellas explican a veces el súbito repunte económico y financiero de los que medran en el campo. Intuyen así, " que algo hay que pasarle a la bestia para poder tener plata".
   
   
 
   
   
     
   
© 2004 comunacoihueco • Todos los derechos reservados  
   
 
 
 

© 2004 Romel Navero (9-6925067)• Todos los derechos reservados