Make your own free website on Tripod.com
www.comunacoihueco • Edición del día
  MENÚ
 
NUESTRA CUIDAD (Místicos)  
  Página Principal
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
 
   
   

 

Naturaleza Mágica

CREENCIAS MÁGICAS DIVERSAS VINCULADAS A LA NATURALEZA Y A LA VIDA COTIDIANA.

Dentro de la categoría de "Lagunas Encantadas", aparte de la conocida como “chacayal", existe una en pleno macizo andino, a la cual se llega siguiendo el lecho del río Niblinto hasta su origen. La Laguna parece ser precisamente la matriz secreta del río. Según información de arrieros avezados, previo a la ascensión del cerro, más difícil que cierra el acceso, "se debe pedir permiso al Cuidador".  Alude a la costumbre Pehuenche de considerar las grandes rocas "animadas" por una cierta "Inteligencia viva, una especie de "Conciencia pétrea". Asimismo, las aguas de dicha laguna poseen "un alma celosa", porque quién llega a ella y se baña, "se enoja y empieza a levantarse un oleaje tan fuerte que la gente se ahoga", De esta extraña laguna también se dice que posee una suerte de adoratorio, probablemente cósmico solar: "Alí como unas mesas y unas sillas listas como para servirse. De ellas cuelgan muchas chaquiras".

CREENCIAS MÁGICAS DIVERSAS VINCULADAS A LA NATURALEZA Y A LA VIDA COTIDIANA.

1) Para ahuyentar la mala suerte, un antiguo consejo coihuecano recomienda que es bueno  mojarse la espalda, echándose el agua con las manos por sobre los hombros.

2) Si un grillo penetra en la alcoba y canta, está pronosticando muy buena suerte a los habitantes de ella. Nadie debe matar un grillo si no desea verse abandonado de la fortuna.

3) Portar un objeto de plata o en su defecto, cualquier objeto metálico, representa una coraza frente a las fuerzas negativas de la hechicería y el mal. Es una excelente "contra" para protegerse de los flechazos sutiles de los brujos.

4) Los cerros tienen espíritu. Cada arriero antiguo sabe que las grandes rocas y cerros de los pasos cordilleranos hay que saludarlos y pedirles permiso para pasar. Si así no se hiciera, se expone el viajero a que le pase cualquier desventura, como perderse en una ruta por familiar que le parezca.

5)  En los Andes coihuecanos, existen lagunas encantadas. La tradición puelche-peweche enseñó a los arrieros que en dichos sitios sagrados, se "debe pasar en silencio. De lo contrario, al instante se levanta una neblina y pronto se pone a llover o a nevar.

6) Lo más importante al cruzar la cordillera es pasar en silencio, o bien hablar en voz baja, y llevar "buenos pensamientos". De lo contrario, se enoja el Cuidador". Si se grita, se riñe o se echa a correr una piedrecilla, pronto se nubla, nieva o llueve. Y lo más grave, se arriesga a perder la vida por cualquier accidente impensado. Un amuleto protector que proviene de la antigüedad pehuehche, es introducirse en la boca una pequeña piedrecita cuando el arriero o excursionista andino por primera vez pisa el suelo de esa región. Evita así, "el enojo" de los espíritus de la misma, pues "ya lo han reconocido".

7) Asimismo, las termas y "fumarolas" cordilleranas tienen un "dueño" o "espíritu" al que se le debe pedir permiso antes de entrar a bañarse. Antiguamente, le llamaban "Arunko" o "Ngenko", en lengua mapuche, significando "dueño del agua". La manera de solicitárselo es la de ofrendarle una hilacha del poncho o frazada de pertenencia del enfermo, la que debe dejar caer justamente en el lugar del hervor principal. Si la hilacha se sumerge, es porque el espíritu de la terma concede el permiso y, por consiguiente la curación. De lo contrario, lo mejor es abstenerse. Por otra parte, el espíritu de la terma solo admite que se utilice un numero impar de baños: cinco: cinco, siete o nueve; o bien series de baños impares. Generalmente tres series de siete baños. En cuanto a las "olletas" o "fumarolas" demasiado candentes, será mejor no acercarse a ellas. Sus actos de represalia se manifiestan descargando tormentas de lluvia, granizo y nieve.

8) Las llamadas "Piedras del Rayo", piedras tipo hachas neolíticas que se encuentran en los robles o árboles calcinados por un rayo, son poderosos amuletos. "Esas hachitas larguchas y negras se entierran solas siete estados bajo tierra; y al cabo de otros siete años suben y reaparecen", narra una informante de Miraflores. Quién las encuentre gozará de buena suerte el resto de sus días. Además, en la casa en que se encuentra una de estas piedras, jamás caerán rayos ni se destruirá por incendio. Aún hoy, como en el caso de la vieja cocina de la familia Daza-Sáez de Bureo, la "Piedra del Rayo" permanece en el dintel de la puerta principal. "Las piedras del rayo caen al rojo vivo, parten los árboles, vuelven cenizas a las personas y se entierran siete estados. Al cabo de siete años vuelven". (MANUELA ARTEAGA BAEZA, 82 años, Tanilvoro)

9) Cuando grita una bandurria (el Ibis Americano, conocido como raki), o cruza sola por el cielo, está pronosticando velorio y muerte. Pero cuando se observan pasar dos bandurrias gritando, auguran matrimonio o unión de una pareja de la comarca. 

10) Se debe prohibir a los niños contar las estrellas, pues se exponen a que les broten verrugas en sus manitas.

11) Si se observa en el cielo el movimiento de una estrella fugaz, se afirma entonces que  ha fallecido una persona importante y buena. Piensan que todos los hombres están unidos a una estrella.

12) El dinero procedente de un "entierro" (tesoro descubierto por procedimiento mágico), no se puede gastar antes de cumplirse un año. El que lo extrae del "entierro" debe dejar en ese sitio la suma de veinticinco centavos, para el brujo que lo cuidaba. El dato fue recopilado a inicios del siglo por Vicuña Cifuentes. Ya apreciamos una inexactitud producto de la evolución de la cultura oral, pues para el pensamiento pewenche, quien cuida el "entierro" es un "Ynaifilu", un "Culebrón".

13) La "chaucha dorada" es la moneda de veinte centavos que los brujos curan. Echada a circular por el brujo la "chaucha dorada", vuelve cada vez a poder de éste, acompañada de las otras monedas con que andaba mezclada. (Recopilación del 1900).

14) Si grita el queltehue o treguile está pronosticando lluvia próxima. Asimismo, si los tiuques revoloten y graznan con inquietud. (*)

15) Si los gallos cantan en horas desacostumbradas como ser antes de las ocho de la noche, están preanunciando tembló o cualquier otra catástrofe o desgracia.

16) Los perros son capaces de percibir los fantasmas, ánimas y espíritus. Cuando ello sucede, lo comunican mediante aullidos. También los perros aullan en las vísperas de un temblor o terremoto. Presagian algo anormal. Casi no hay campesino que desconozca estos signos secretos.

17) El latido o temblor involuntario de los párpados, presagia al paciente un próximo motivo de pena o disgusto donde derramará lágrimas.

18) Si se experimenta ardor en la oreja izquierda, es señal que en ese mismo momento alguien está hablando mal de la persona afectada. Si sucede lo mismo en la derecha alguien la alaba o destaca.

19) Si una persona siente gran comezón en la palma de la mano izquierda, es señal fija de que recibirá dinero.

20) Para hacerse querer o para conquistar el amor de una mujer indiferente, recomiendan rasguñarla con el pequeño cuerpo que tiene el queltehue (o treguile) en la extremidad de las alas.

21) Para conseguir el amor de una persona, se entierra el cuernecillo de las alas del queltehue en el sitio en que ésta ha orinado. Luego amarran a modo de colgajo las puntillas del ave o en la cintura o en el cuello del pretendiente.

22) Como "imán de voluntad amorosa" hoy emplean algunos mozos, las pequeñas estacas del gallo. El joven que desee atraerse la tención femenina se cuelga las estacas al cuello por atribuirles magnetismo afrodisíaco. (*) Esta última práctica mágica parece una corrupción de la tradición del queltehue, la que posee claros antecedentes indígenas.

23) Para lograr la posesión física de una mujer, antiguamente recomendaban echarle polvos de cantárida (un coleóptero verde) en las medias sin que ella lo percate. O bien, acercársele manteniendo cogidas y ocultas un número impar de cantáridas en la mano derecha. Dicho insecto posee en el Chile central, evidente atributos afrodisíacos.

24) Para detener y disolver el avance de la neblina matutina, los lugareños de "Cancha de Parra" recuerdan una curiosa fórmula: "dan la espalda a la neblina, se bajan los pantalones y le muestran con desprecio el trasero".

25) Los perros bravos y otros animales domésticos, guardianes de los bienes, no reaccionan y se paralogizan, si el afligido visitante se desnuda completamente y se sienta con las piernas cruzadas, inmóvil y sin miedo. Y para retirarse, mejor si desnudo los enfrenta en cuatro patas y retrocediendo.

26) Cuando entra un moscardón a la casa, indica que "anda llenando de mantención las bodegas y despensas".

    Comuna de Coihueco
     

   
   
 
   
   
   
   
© 2004 comunacoihueco • Todos los derechos reservados  
   
 
 
 

© 2004 Romel Navero (9-6925067)• Todos los derechos reservados